El regidor es electo cada tres años. Se elige mediante votación libre y secreta. La elección en la mayoría de los estados de México es por planilla.

Los regidores, electos por mayoría relativa, representan a la planilla ganadora. Los regidores por representación proporcional, pertenecen a partidos políticos diferentes. Se dividen en comisiones para hacerle frente a todas las responsabilidades que conlleva la representación de los intereses de una comunidad ante los entes gubernamentales.

Movidos por su empatía y vocación de servicio, los regidores participan de forma colegiada en los ayuntamientos. Allí estudian y evalúan las necesidades y prioridades de la comunidad, para presentar ante el presidente municipal y el síndico estrategias de acción y resolución de conflictos, al tiempo que vigilan el correcto cumplimiento del Plan Municipal de Desarrollo.

¿Qué necesitas para presentar tu candidatura como regidor?

El perfil de un ciudadano que desea postular su candidatura como regidor, debe ir de la mano con ciertas condiciones, como ser originario o vecino del municipio por el que mediará ante el Ayuntamiento; no tener antecedentes penales y no ejercer ciertos cargos, asociados a cultos religiosos, cuerpos de seguridad del Estado o fuerzas armadas militares.

El cargo de regidor requiere de ciertas aptitudes innatas, además de una correcta formación técnica, pues es imprescindible contar con las competencias para entender a cabalidad qué es lo que se espera de un funcionario municipal en el correcto cumplimiento de sus deberes.

Estas obligaciones se dividen en tres grandes grupos, donde podemos mencionar las funciones generales; las funciones que le competen como responsable de la comisión que integra; y las funciones que le son permitidas cuando se trata de suplir la ausencia justificada de cualquier otro miembro del ayuntamiento, como el presidente municipal.

Funciones generales de un regidor

Una de las primeras responsabilidades de los regidores es la de integrar las comisiones que propone el Presidente en la gestión municipal del Ayuntamiento. Desde allí, es posible que estos funcionarios puedan vigilar y hacer un seguimiento concienzudo de los proyectos, así como de los aspectos administrativos inherentes al mismo.

Los regidores tienen el derecho y la responsabilidad de proponer, de forma colegiada, alternativas, proyectos y estrategias ante el presidente municipal y el síndico, además de postular a otros funcionarios al desempeño en ciertos cargos propios del Ayuntamiento, como Tesorero o Contralor Interno.

La aprobación del Plan de Desarrollo Municipal y el Plan de Desarrollo Urbano son parte de las actividades que se llevan a cabo en las sesiones de Cabildo y, en cuanto a lo que se refiere a las responsabilidades administrativas, los regidores vigilan la recaudación de los ingresos municipales y el correcto uso del presupuesto.

De cara a la comunidad, los regidores municipales fomentan la realización de actividades productivas, educativas, culturales y deportivas, que aportan beneficios y prosperidad a los ciudadanos, además de promover la educación cívica en la población.

El regidor como responsable de sus comisiones

Estos funcionarios tienen entre sus múltiples responsabilidades presentar ante el Ayuntamiento el avance de los proyectos inherentes a las comisiones a las que han sido asignados. En relación a este tema, deben a su vez presentar alternativas y planes de acción en la sesión de Cabildo, para garantizar que la prestación de servicios públicos municipales, se cumpla.

El regidor también debe vigilar los recursos económicos municipales que le son suministrados para el desempeño eficaz de las comisiones, velando por una manipulación de los fondos responsable y pertinente, e informando regularmente al Ayuntamiento de las inversiones.

El regidor como suplente dentro de la sesión de Cabildo

Los regidores tienen la responsabilidad de suplir al presidente municipal o al síndico en caso de una ausencia justificada. Para ello, deben ser previamente designados por el Cabildo.

En conclusión, y evaluando a grandes rasgos las responsabilidades que competen a los regidores, obtendremos como resultado a un profesional que debe tener comprobadas aptitudes de gerencia, compromiso y liderazgo. De faltar alguna de estas virtudes, el fortalecimiento de estas características mediante capacitaciones y actividades formativas, es más que recomendable y necesario.

Estos hombres y mujeres que velan por el bienestar de la comunidad dentro del gobierno municipal, deben ser previsivos, responsables, organizados y consecuentes, para aportar al desempeño del Ayuntamiento el impulso que necesita para alcanzar el éxito y la satisfacción del municipio.