Un buen regidor no sólo debe tener aptitudes de liderazgo innatas, también debe demostrar a su municipio que es competente al hacer un eficaz seguimiento de los proyectos que propone a la comisión que integra lo que permitirá, llevar a cabo tu gestión social con eficacia.

Para lograr esto, es necesario que tengas nociones de gestión de proyectos sociales y cuentes con la asesoría necesaria que te conduzca hacia el logro de los objetivos planteados. Toma en cuenta que los proyectos de esta categoría, tienen el principal objetivo de modificar la vida de las personas. Y también solventar problemas que aquejan a la comunidad.

Por lo general, los proyectos sociales apuntan a satisfacer alguna necesidad básica de tu comunidad. Tú, como candidato a regidor, deberías tener consciencia de cuáles son algunas de las prioridades que necesita tu municipio. Y cuáles de ellas son compatibles con la comisión que tengas, poniendo tu empeño en alcanzar esos objetivos.

A continuación, te dejaré algunas recomendaciones para llevar a cabo tu gestión social con eficacia

  • Evalúa los riesgos y de qué forma pueden convertirse en un problema

De entrada debes saber que los proyectos que propongas están dirigidos a satisfacer las necesidades de los individuos que integran tu comunidad. Por lo que en ciertos casos se trata de resolver carencias.

En tu gestión debes evaluar los riesgos que puede correr tu proyecto. Entendiendo que estas potenciales amenazas pueden tener repercusiones en la cristalización de tus objetivos, perjudicar tu esfuerzo y afectar los plazos iniciales propuestos para abordar y solucionar los problemas.

Anticiparse a los riesgos y aprender a gestionarlos. Esto hace parte de tu buen desempeño como líder de una comisión dentro del Ayuntamiento. Evita que estas amenazas se conviertan en un problema. De este modo mantendrás en control tus prioridades y puedas ofrecer al municipio la actuación más satisfactoria posible.

  • Plantéate un alcance razonable para tu gestión social

Hay proyectos municipales que pecan de ser demasiado irrelevantes o exageradamente ambiciosos. Toma en cuenta que si tu proyecto es vulnerable, su resistencia a los riesgos y, en consecuencia, a los problemas, será menor.

Un proyecto social que se queda a mitad de camino entre el conflicto y la satisfacción de las personas que se beneficiarán de él, siempre terminará acarreando otras carencias y sinsabores por parte de los habitantes de la municipalidad. Un proyecto que sorprende por sus dimensiones, también puede verse desfavorecido, porque aspectos como el presupuesto o el tiempo, les juegan en contra. Sentenciándolo a ser un ensayo inconcluso que también dejará una sensación de desagrado en la comunidad.

Plantéate entonces en tu gestión, aquellos proyectos sociales que sabes que llevarás a buen término. Para ello deberás dejar constancia de los alcances de tu propuesta y brindar a las personas involucradas en tu gestión, toda la información necesaria al respecto.

  • Evalúa con objetividad la gestión del esfuerzo, de los recursos y de los plazos

Estos tres elementos son los pilares fundamentales de cualquier gestión social o cultural que desees emprender con tu comisión dentro del Ayuntamiento. Trata de formar un equipo competente que pueda asesorarte de manera eficaz. Aspectos como la cantidad de esfuerzo material y humano que necesitas, con qué recursos cuentas y el tiempo factible para llevar todo el trabajo a cabo.

  • No olvides considerar una buena gestión social de calidad y costes

Parte de tu buen desempeño como regidor es la medición de tu eficacia. Una vez avanzado o culminado tu período dentro del Ayuntamiento, la prueba más fehaciente de tus competencias serán los proyectos que lograste llevar a buen puerto en tus tres años de gestión. Y las repercusiones que esas acciones sociales y culturales tuvieron en tu comunidad.

No olvides ser autocrítico y medir, constantemente, las amenazas y oportunidades que se ciernen sobre tus ideas y objetivos. Cuenta con un equipo de trabajo motivado y eficiente y plantea soluciones viables. Sin descuidar tu presupuesto, el capital humano involucrado y los tiempos de culminación. Espero que nos leamos pronto. KCC