Una buena gestión política comienza aproximándose a las personas. Interesándose por sus necesidades e inquietudes. Pero cuando ya no estás allí para escuchar a aquellos que están dispuestos a apoyarte con su voto. ¿Cómo les garantizas que seguirán manteniendo el contacto?Una buena solución puede ser el internet.

Las plataformas digitales cada día se encuentran más involucradas con la gestión política, porque sólo mediante los medios digitales, las personas pueden obtener más información sobre los futuros candidatos al Ayuntamiento, cuáles son sus proyectos de gobierno, de qué forma esperan favorecer a la comunidad y cómo se relacionan con los ciudadanos.

Tu nombre, tu marca personal

Si quieres subir al escenario político, una de las primeras cosas que debes saber es que te convertirás en una figura pública. Los funcionarios que aspiran a un puesto en el Ayuntamiento, son profesionales al servicio de la comunidad y deben actuar, en todo momento, de cara a la gente y en pro de sus beneficios.

En este sentido, la imagen que proyectes en los canales digitales deberá ser administrada como tu marca personal, mostrando ante el resto de las personas la figura de un individuo con valores y coherencia, que está dispuesto a representar a la comunidad con eficacia y compromiso.

Quizá sientas que tienes la intuición para manejar por ti mismo tu imagen en las plataformas digitales y que cuentas con las competencias para moderar apropiadamente tus redes sociales, ¡pero debes pensarlo dos veces

Cuando se trata de construir tu imagen en Internet, hacer las cosas a la ligera no es aconsejable. Debes depositar esta enorme responsabilidad en las manos de un equipo de personas que sepa proyectar una imagen coherente y sólida de quién eres, cuáles son tus principales motivaciones políticas y cuánto estás dispuesto a comprometerte con los ciudadanos.

Usurpación de identidad, un peligro constante en Internet

Si aún no has dado el primer paso para edificar tu nombre como una marca personal en Internet, será mejor que te des prisa. La usurpación de identidad es uno de los males más comunes con los que hay que luchar cuando somos indiferentes a las plataformas digitales o las gestionamos con imprudencia.

Este inconveniente no sólo afecta a las personalidades, también es un mal que pueden sufrir algunas marcas, especialmente las emergentes. Terceras personas pueden usurpar tu identidad mediante la creación de cuentas falsas en redes sociales, enviando mensajes erróneos a la audiencia y perjudicando tu credibilidad.

Si eres víctima de una situación similar o deseas prevenir un inconveniente semejante, debes considerar la posibilidad de recibir la orientación adecuada para activar, con fuerza y consistencia, tu discurso en las redes sociales, y permitir que personas capacitadas y expertas, administren con acierto tu imagen.

Gánate la credibilidad de las personas

Seguramente haz escuchado una frase muy común que dice: “si no está en Internet, no existe”. Puede parecerte una exageración, pero los nuevos códigos comunicacionales, aunado a la tecnología, han permitido que nuestra primera vía de comunicación con marcas, productos y servicios, sea la web.

Los ciudadanos que muestren interés en ti como político y como persona, querrán obtener más información sobre tu experiencia previa, tu forma de pensar y cómo pretendes enfrentar los desafíos, para aportar cambios y soluciones tangibles y eficaces. El medio más rápido que tienen para satisfacer esas inquietudes, es internet, en tu sitio web o tus redes sociales.

Realizar una búsqueda y descubrir que eres un completo desconocido en el universo 2.0, despertará en algunas personas cierta suspicacia y posiblemente pongan en tela de juicio tu profesionalismo.

Una forma indiscutible de afinar tu credibilidad y dar un espaldarazo a tu coherencia, es designar a personas expertas la gestión de tus canales digitales, para que todas las vías de comunicación que escojas estén alineadas y sean eco de tu mensaje como actor político.

Manejo de crisis reputacional

Atravesar una crisis reputacional es un problema que puede afectar a personalidades, marcas y empresas. Dependiendo de la gravedad del asunto, un problema de esta naturaleza puede solventarse rápidamente, o por el contrario puede exigir de la parte involucrada un costoso replanteamiento de su imagen y de sus objetivos en las redes sociales.

Por desgracia, las personas más vulnerables a las crisis reputacionales, son las que suelen estar involucradas con la política. Estos canales digitales han dado voz a millones de personas, que se expresan algunas veces con prudencia o con suma osadía, incurriendo en molestas agresiones.

Planificar muy bien el mensaje que quieres transmitir a través de las plataformas digitales y cómo deseas hacerlo, forma parte de una saludable disciplina para evitar, en lo posible, las crisis reputacionales. Esta gestión debe estar en manos de las personas indicadas.

Profesionales que puedan asesorarte en el manejo de tus canales de comunicación virtual no sólo harán lo posible por evitar una crisis reputacional, también contarán con las mejores herramientas para hacerle frente al conflicto, si se presenta.

Modera con eficacia los canales de comunicación con los ciudadanos

Una correcta administración de tus redes sociales también es un trabajo que no puedes tomar a la ligera. Miles de personas querrán ponerse en contacto contigo a través de estos medios para conocer de primera mano tus ideas y proyectos de gobierno, pero otros tantos lo harán algunas veces para provocarte o atacarte.

Muchas veces en internet, especialmente Twitter, se convierten en escenarios para acalorados debates, por eso debes saber con exactitud cuándo debes pronunciarte, y cuándo es mejor callar.

En todas las plataformas sociales que desees administrar para proyectar tu imagen política, debes contar con la gestión de un equipo de profesionales con criterio y experiencia, que tengan la capacidad de moderar las interacciones y asesorarte en tus comunicaciones.